The dealer know how to buy adipex in USA legal and CHEAP.

Novelda

Novelda es una ciudad del interior de la provincia de Alicante ubicada dentro de la comarca del Valle Medio del Vinalopó, en la ribera derecha de este río, a una altura de 241m sobre el nivel del mar. La ciudad es conocida por su producción de uva de mesa con Denominación de Origen del Vinalopó, el comercio de especias, especialmente el azafrán, así como de mármol y piedra natural. A nivel cultural, destaca por su gran riqueza patrimonial en estilo Modernista.

CULTURA Y PATRIMONIO
El Modernismo
Movimiento artístico que se desarrolla entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX.
El Modernismo se caracteriza por ser un arte ornamental basado en una excesiva libertad de las formas, donde abundan las curvas, con suaves formas onduladas y delicadas, y donde también son frecuentes los motivos vegetales y florales.
Este movimiento artístico encontró su expresión en formas de arte bien distintas no sólo en la arquitectura, sino también en las artes decorativas, la escultura, la pintura, las artes gráficas, la literatura, la música y demás ámbitos artísticos que pugnaban por la renovación de las formas de expresión y pensamiento.
El Modernismo estuvo asociado a las grandes familias que controlaban la economía del país. Se trataba de grupos sociales que mostraban una fuerte voluntad de progreso y vanguardia a la vez que un expreso interés por introducir la novedad en su ámbito particular y doméstico.
En la ciudad de Novelda, el desarrollo de una nueva sociedad en forma de burguesía urbana de carácter terrateniente con un alto nivel económico, político y social a partir de los beneficios obtenidos por el desarrollo de la agricultura, el comercio (especialmente del azafrán) y las actividades financieras, dio lugar a que determinadas familias demandaran nuevos modelos arquitectónicos y decorativos. Este grupo social buscaría rodearse de formas estéticas diferentes que, a su vez, imprimieran el sello personal de la familia como signo de poder y distinción.
En referencia a los rasgos que caracterizan este tipo de casas palaciegas modernistas, sería que presentan una distribución correspondiente a tres funciones: la función social (entradas, vestíbulos, salones), la función privada (sala, comedor, gabinete, despacho, biblioteca) y la función unitaria (cocina, lavadero, aseo, baño, servicio doméstico). Esta estructura interna de la casa obviamente se complica o se simplifica según las distintas capas sociales y su respectivo nivel económico.
Este estilo artístico busca la belleza por ella misma. Son frecuentes los exteriores en piedra, cerámica y hierro forjado, interiores con paredes curvas, con una decoración exuberante caracterizada por un retorno a la naturaleza, formas graciosas, onduladas, delicadas, de un suave encanto en las que destacan los motivos vegetales, flores y donde la mujer aparece inmersa en la mayoría de ornamentos.

Santuario de Santa María Magdalena
Pero sin lugar a dudas la visita obligada del viajero que llega a Novelda es al Santuario de Santa María Magdalena. Ubicado sobre un pequeño cerro a 360m de altitud con relación al mar. Dista 3km de la población de Novelda, en dirección noroeste.
Este edificio religioso fue construido a partir de un proyecto que trazara el ingeniero noveldense Don José Sala Sala quien impregnó su proyecto del estilo modernista catalán. Su construcción, comenzada en 1918, necesitó de tres fases, para dar por terminada la obra en 1946. En la fachada principal destacan dos torres laterales de 25m de altura culminadas por una cruz pétrea, que también se halla en la cúpula y sobre los arcos superiores de la fachada. Los motivos decorativos tendrían antecedentes en los estilos medievales, barrocos y en la propia naturaleza; influencias que llevaron al autor a combinar guijarros del río Vinalopó, azulejos policromados, ladrillos, rojizos, mampostería, etc., que se reflejan por todo el exterior del edificio. El interior se compone de una nave central rectangular con dos espacios laterales adosados; al fondo, en el ábside, se halla el camarín de Santa María Magdalena, Patrona de Novelda, y detrás del altar podemos admirar un hermoso cuadro atribuido a Gastón Castelló.
Los trabajos de mantenimiento y restauración son constantes, el último de ellos llevado a cabo durante el año 2006 en donde se llevó a cabo la recuperación pictórica de varios de los lienzos que decoran el templo y entre las que se ha de destacar la obra del renombrado artista alicantino Gastón Castelló situada en el centro del altar.



El Castillo de La Mola
Se encuentra situado también en el cerro de La Mola, junto al santuario modernista.
Fortaleza de origen islámico, fue construida a finales del siglo XII. Su planta es poligonal con ocho cubos cuadrangulares en saliente, de los que actualmente sólo quedan cuatro, dos de ellos enmascarados, con una torre cuadrada en su interior, en la actualidad desmochada, todo ello de fábrica de tapial, sobre base de mampostería.
Esta torre exenta tiene 9m de lado por 11 de altura, aunque actualmente le falta un piso; cuenta con una sala inferior iluminada por una aspillera. La puerta de la torre es de medio punto y situada en altura.
Tras la conquista cristiana del Castillo por las huestes del Infante Don Alfonso de Castilla, tierras y fortaleza pasaron a la Corona Castellana. Con la firma del Pacto de Elche en 1305, el Castillo y sus dependencias pasan a la Corona Aragonesa, formando parte estas tierras del Reino de Valencia. Es entonces cuando la fortaleza es donada a Doña Blanca d'Anjou, esposa de Jaime II, quien ordena la reconstrucción de sus deteriorados muros, realizándose durante el siglo XIV, una serie de reformas en el recinto fortificado, y construyendo en su flanco noroeste una magnífica torre triangular. La torre de 15 m de lado por 17 m de altura no tiene paralelos conocidos hasta la actualidad; es de fábrica de mampostería, con refuerzo de sillería en las esquinas. Se accede a ella por una puerta de medio punto orientada al noroeste y situada en altura, de fábrica de sillería. Tiene dos plantas y su iluminación interior se realiza a través de varias aspilleras.
A mediados del siglo XIV, el rey aragonés Pedro el Ceremonioso, da la tenencia del Castillo a Beltrán du Glesquin, noble bretón venido a la Península Ibérica con las Compañías Blancas, como pago de su ayuda en la Guerra de los Pedros, un año después. En 1367 es vendido a Hugo de Calviley, quien en 1371 lo vende a Mateo de Gornay, señor ya de Novelda. Años más tarde pasa nuevamente a la corona, siendo donado por Pedro IV a su esposa Doña Sibila de Forcia.
En 1391, Don Pedro Maza de Lizana, señor de Mogente y Chinosa, compra la Mola a Doña Violante de Bar, constituyéndose en 1448 la Baronía de Novelda. Desde ese momento la Mola formó parte de esta importante casa señorial, hasta la abolición de los señoríos en las primeras décadas del siglo XIX.
Desde 1931 está declarado Bien de Interés Cultural.



Centro Cultural Gómez-Tortosa
Este edificio, propiedad del Ayuntamiento de Novelda, muestra el esplendor del modernismo de las casas particulares de esta ciudad. Este inmueble de tres plantas, fue construido al principio del último tercio del siglo XIX, el cual sufrió una profunda reestructuración y ampliación de su planta en 1901, al ser adquirido por doña Antonia Navarro Mira la cual incorporó elementos decorativos y arquitectónicos propios del modernismo.
Este edificio se constituyó como vivienda familiar y fue residencia de los Condes de Gómez-Tortosa. Aunque su aspecto exterior no llama la atención, al estar más cerca de las composiciones arquitectónicas del siglo XIX, es su interior el que sí lo hace, ya que ofrece buenos ejemplos de decoración y distribución típica de las casas de la burguesía de principios de siglo XX. Es de destacar las columnas y enrejados de hierro fundido, escalera de hueco ovalado, claraboya, patio rodeado de columnas de piedra caliza de estilo corintio sobre base de mármol rojo de la zona, salón de los tapices pintados por Lorenzo Pericás rodeado de zócalo de roble tallado con azulejería policromada, capilla, muebles de época y demás elementos que reflejan el exquisito gusto modernista de la época.